Una historia simple

Yo quería un beso de Marilú.
No por Marilú,
que era linda,
sí,
y tenía pecas como estrellitas,
también,
sino porque antes se lo había dado a Peláez
y a mí Peláez me encendía,
me rabiaba los nervios

Eso lo supe después
con 20 o 25 años
porque entonces,
con 6,
yo solo quería un beso de Marilú.

A ella,
a Marilú,
le hizo tilín mi hablar flojito de cosa lejana,
mis rodillas sucias
y mi mirarla mucho,
pero detrás,
lo que había,
era el coraje de que Peláez
se hubiera conformado con un beso
y no le hubiera pedido ninguno más.

Eso lo supo después,
con 20 ó 25 años,
porque entonces,
con 6,
tan solo se apiadó de mis mocos tristes.

A Peláez le gustaba rascarse la bragueta,
los pedos cuando estornudas,
pegar la oreja a raíles,
chupar alambres,
gritar bajo el agua,
quemar ratas y el pan con aceite.

Antes y ahora.








Alex Landish

1 Comentario:

P MPilaR dijo...

*antes o después deberías hablarlo muy seriamente con la Marilú.
A ver en qué queda el eso de si te beso si no te beso. No por nada sino por las teorías keynessians, que tanto enredan todo. hasta las besuqueACCIONES...!!!


bss

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes