10/01/2020

Como las bestias rehúyes los caminos propicios

«Siempre acecha el término exacto que nos equivoca»
«¿Por qué me amas cuando podemos estar callados?»

Por norma apenas te escucho.
La inflexión de tu voz ya dice como las bestias.
Y eso basta cuando en la carne hay afán.
De lo contrario, se corre el riesgo de que las palabras
acudan en tropel inmisericorde.
Tramiten expedientes evolutivos
y nos leguen una boca humana.
Pero en ese sentido puedo estar tranquilo,
tú no te desvives por el término exacto.
Tú dices como las bestias.








Megan Eagles

2 Comentario:

Erik dijo...

a veces el sonido del silencio es mucho más propicio

P MPilaR dijo...

Un día de estos habremos aprendido que en boca cerrada, ni comida ni palabras.
Luego, a callar y escuchar el runrun del silencio.,