Los corderos

Cuando los corderos muerden,
aprenden taekwondo,
adquieren en el mercado negro armas automáticas
y calibres pesados,
consolidan una intendencia,
un escalafón de mando
y se organizan en batallones
(además de registrarse en sus cuentas bancarias helvéticas
frecuentes transferencias
a corporaciones suministradoras de tecnología nuclear);

no nos queda otra que enseñarles a ser carnívoros,
inculcarles la predilección por la carne de cordero
y demostrarles,
por las malas o por las peores,
quién
de veras
se encuentra en la cúspide de la cadena alimentaria.

7 Comentarios:

El hombre de Alabama dijo...

Si no queda más remedio...

Jesús dijo...

Cuando era más joven, yo aún tenía esperanzas de que los corderos afilasen colmillos y devorasen a todo parásito viviente.

Ahora que he crecido (envejecido seguramente), poca de esa esperanza conservo, y me temo que el cordero siempre será cordero, porque está bien enseñado a rumiar su pasto sin rechistar mientras provee de lana al parásito.

Mariette dijo...

Qué grande.

Charcos dijo...

cuando los corderos son lobos ya no se qué son los lobos y si hay ya corderos

la chica de las biscotelas dijo...

bárbaro!

Helenaconh dijo...

llevaba un tiempo queriendo preguntarle a mislargospies dónde andabas...

Elena R. dijo...

Una lectura más que muy interesante

Textos del CdC bien peinados


Y en LEKTU

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes