Pandemia

Los besos no dados
o mal dados
          —de refilón
          con prisas
          sin queriendo
          a los nuestros solo—
debilitan el esmalte dental,
lo amarillean,
adhieren sarro,
favorecen la aparición de caries,
e incrementan exponencialmente
el riesgo de sufrir enfermedades periodontales
que degeneren en tumores cancerígenos.

(Vale,
de acuerdo,
ningún prestigioso estudio científico
respalda la anterior gilipollez,
pero,
por favor,
autoridades sanitarias del país,
ahora más que nunca
mintamos).

7 Comentarios:

Anonymous dijo...

Así tengo yo la boca.

Bravo.

Calixta Occam dijo...

9 de cada 10 dentistas recomiendan besar como dios manda!
desde que le diste la capa de pintura al blog...esto es una orgía de buenas entradas si es que se podía mejorar.
Pulgares arriba!! y besemos con pasión y ramelamos cielos de paladar como polos calipo!

Sarco Lange dijo...

Haga lo mismo, señor, digo, hágase un poema de los ginecólogos y salgamos disparados hacia atrás. Y hacia delante.

chatnoir dijo...

Con lengua y muchas babas...

Besos de esos! ;)

El hombre de Alabama dijo...

Pero, ¿no vas a ofrecer un dentífrico que lo frene?

Bigmouth dijo...

se me retuercen los sentidos al leerte y ese señor de la foto es mi padre.
Un abrazo Antero.

Mothman dijo...

Divino soma.
Un abrazo

Textos del CdC bien peinados


Y en LEKTU

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes