En pie de guerra

«Invierten en nuestra tristeza
y nos vencen»

Se terminaron las capitulaciones incondicionales.
La cesión de territorios.
Los botines de guerra.
Las indemnizaciones al vencedor.

Se terminaron los abordajes tolerados.
Las rapiñas pactadas.
Los atropellos consentidos.

Las exigencias.
Los pillajes.
Los abusos.
Los raptos.
Las sangrías.
Se terminaron.

          Te reto, tristeza.

Me has despojado de mucho
y todo irrecuperable
pero aún me resta intacto
el músculo que en tus saqueos codiciabas.

          Mi
          secreta
          esperanza
          de
          derrotarte.

Y este domingo nevado
supe del porqué de tu terquedad,
de tu atroz insistencia.

          Supe de tu miedo.

Quédate con mi careto,
con mi calle, con mi casa y con la gente que quiero
pero, sobre todo,
quédate con la postura que he adoptado.

Porque me levanté
tristeza
para esperarte en pie de guerra.




.

1 Comentario:

María Bartolomé dijo...

Qué fuerza desprende esa postura. Me imagino músculos contraídos para siempre.
Hasta parece inquebrantable.

Cuánto sin leerte. Qué gusto volver a hacerlo.

Textos del CdC bien peinados


Y en LEKTU

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes