3/25/2015

Merecido cansancio

Huele a lo que hicimos anoche.
Y por deshecho y consumido
pelleja como cuarta dimensión
—pachorra, mastodóntica—
la sustancia.

No lo equivoques en el idioma de los nombres.
No le aciertes el error.
Esto y ahora: no quiero ser más que esto y ahora.
Ni siquiera rogaría por estar descomponiéndonos de nuevo,
rebobinados a la pretérita inminencia. No. Me reafirmo
ahíto comensal perezoso de emporcadas uñas: varado
en lo deshecho.

No
haciendo
todo.

Agotado
—¿se conoce otro lecho para el pensamiento?—.

Ya ficha el día. Su luz sindicada.
Sus rutinas de cadena de montaje en los 40 Principales.
Cadencia Metalizada. Ritmo Exponencial.
Embalaje de Civilización.

Te la entrego, gorrión posado en la repisa.
¿Me escuchas? Te cedo mis 800.000 años de humanidad.
Te empecinas en la vida como una manera de vivir.
Pequeño ser, si te supieras ver
adquirirías las proporciones de un Dios acostado.

Deshecho.

En la TV quieren ser América, raíces al aire,
culebreante cuenta atrás desde el primer llanto;
ungirse con los restos de las liposucciones de Oprah
y cultivar yates en su ático.

América no sacia. La canjeamos
por bisutería y agua de fuego.

Yo anhelo florecer penicilina en las sábanas.
Rocío sudoroso.
Barniz de mador.
Extendido pálpito.
Intermitente eternidad.

¿Con qué pretenden sobornarme los relojes
y sus alas cuervas?: ¿júbilo?, ¿toboganes?, ¿intensidad?
Hablamos dimensiones distintas.

Destensar los resortes del instinto de supervivencia
—escalón evolutivo capado, ¿sobre quién vivir, sobrevivientes?—
y ser untado.
Aportar a tu sustancia mi humanidad.








3 Comentario:

Le.chatnoir dijo...

"Aportar a tu sustancia mi humanidad." me encanta!

Besos

Autógeno dijo...

Mi calavera se reconforta con mosaicos de este jaez, querido Antero.

Sin menospreciar el tono y el vaivén de los versos precedentes, que sacuden con terciopelo teñido de manchas adorables, me sumo al juicio de la dama que pondera tu último rabazo como estrofa hechicera, aunque particularmente me retrato en eso de «destensar los resortes del instinto de supervivencia / escalón evolutivo capado, ¿sobre quién vivir, sobrevivientes?»

Felicidades.

Vera Eikon dijo...

Sustancia, tú lo has dicho...apenas un bramido...Un saludo