Ladies & Gentlemen

Las conjurasteis porque lo nómada cedió paso a la moda
e incurristeis en civilización;
y de las palabras,
damas y caballeros,
sólo nos es dado conocer su significado.

Más
palabras.

Licenciados en dos puntos sois que a lo que otros,
de tanto pilotar los días con pies y manos,
nombraron,
le inyectaron peso,
vosotros simplemente definís en grageas
a fin de cumplir
con la porción de vitaminas diarias recomendada por la OMS
y el consultorio sentimental de Ana Rosa Quintana.
En el pasado milenio perfeccionasteis la engañifa
y al faltarle colorines
os sacasteis de la manga la televisión
—¡Dios vuestro
habéis alejado la distancia hasta cotas insalvables!—.

El amor se emparenta con ambas,
no lo discuto,
sin embargo, la pasión
es harina del costal oculto de lo humano.

Arriban con prisas
—risoteos—
y ocupan un banco del andén de Sarrià.
La chica desenvuelta
—homo cosmética—
le comenta a la amiga íntima de una vez al mes:
«para el viernes que viene Juanjo y yo nos vamos a montar unos momentos de pasión, que necesitamos desconectar...»

Al chihuahua que os hace compaña
lo confundís con las cataratas del Niágara,
el desierto del Serengueti o las cumbres del Himalaya
y a lo máximo que puede aspirar el pobre animal
es a mearse sobre la alfombra del pasillo.
Qué inhumano considerar pasión
a lo que apilonáis en las estanterías de la cocina,
puesto que follarse a tiempo completo
una universidad tejana sostiene que es improductiva obsesión.
Qué inhumano volverla electrodoméstico
de obligada inclusión en la lista de novios,
echar mano de ella como cuando exprimís una naranja
ralláis pan
o picáis cebolla.

No siempre.

¿Pasión,
damas y caballeros,
cómo posible ciñéndose al horario adherido a la nevera
con un imán-corazón?
¿Cómo posible entre el gimnasio y la asamblea del Greenpeace,
antes de fichar
o después de Sexo en Nueva York?
¿Cómo posible citarla en el andén de cercanías
si pasión es viaje?
Y hasta cuando toca vuestro acanijado trayecto de ida y vuelta
—sujetados por cuatro cinturones,
airbag delantero,
trasero y lateral,
sin apartar un ojo del GPS,
dos chalecos salvavidas acoplados
y en permanente comunicación con la guardia civil
costera y rural—
observáis con congoja reverenciada el capado movimiento
que esfuma horizontes y postes eléctricos;
con semejante botiquín a cuestas
velocidad pausadísima.

Sí,
hecha
definición.

Desbórdate lo inofensivo, pasión.
Desbórdate
sin sobrepasar el horario estipulado.
Equilibrista y equilibrada.

La pasión, damas y caballeros,
es ilegal.
Ninguna civilización,
por precisamente anteponer otras cuestiones,
autoriza la pasión.

La carne,
gobernadas y gobernados,
es revolución.








Scampi

Textos del CdC bien peinados


Y en LEKTU

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes