11/16/2015

Desagradable de ver

No feo, era desagradable de ver. Cierta noche, cuando zagal, jugando a los escondites en el cementerio de Las Cañas, le dieron un tremendo susto y agarró mala mueca. A pesar de que los padres tiraron de caudales, porque los tenían, y más de dos fanegas malvendieron para rehacer el estropicio, no hubo ingeniero que enmendara a la criatura. Y así quedó. No feo, insisto, desagradable de ver. Las medidas y trazas de sus bloques faciales —nariz, orejas, ojos, frente, mentón— acataban lo regulado por las autoridades en la materia, sin embargo, su perpetua recontraretorcida contorsión —se le matara el padre rodando por las escaleras o fuera agraciado con el Gordo de Navidad— despeinaba los nervios a poco que te fijaras.

—Va pidiendo pedradas.
—Sobre todo cuando te da el pésame por algún pariente muerto.
—Pues mal tipo no es.
—Ni bueno tampoco.
—Coño, como manda Dios hay que ser.

Comía de sus herencias y de un puesto en el mercado. Y por estos chistes que tiene la vida, que solo ella les encuentra la gracia, casó, ya mayor, y con toda la avería en su esplendor, con una señorita de Baracaldo que dolía los ojos de lo guapa.

—Qué cuentas más extrañas echa la vida.
—Sus matemáticas están aún por averiguarse.
—Pues mal tipo no es.
—Ni bueno tampoco.
—Coño, regulares nos quiere Dios.








Remake: Master Works of Art Reimagined

3 Comentario:

calmA dijo...

Confiesa Antero, en qué callejón de Terrassa tienes aparcado el ovni?

Ets collonut xaval!

Doble de petons

P MPilaR dijo...

a tipos como ese, digo este, elpintorquenopintaniporamor, no los endereza ni dios cristo.
*a zaborrazo limpio andan t'o el día*
-al paso que van (go) vamos, no sé-

besos

Erik dijo...

O quien quiera que sea, Si es que lo hay.

Saludos