De buhardilla en buhardilla hasta la mudanza final

La luna de agosto aspiraba a sol. Se sudaba con pensar en moverse. Las empapadas camisas de los músicos escalofriaban ingratas. Desertó la fresca de la noche dejando tras de sí una oquedad achicharrada, como horno recién apagado. Los pasodobles de la banda, pochos y cansinos, teñían las guirnaldas y farolillos con una pátina de maleficio. No llegaban a fantasmas los que por allí bailoteaban. Tampoco a vivos.








Jindrich streit

2 Comentarios:

Neeze dijo...

De esos que no llegan a fantasmas ni a vivos me gusta decir que están en la raya floja.

P MPilaR dijo...

pues eso mesmamente
la pulquérrima mediastintas
ni semimuertos
ni semimediomuertos

-ni aun sangre en las venas-

bss

Textos del CdC bien peinados


Y en LEKTU

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes