3/01/2016

No hay éticos sin estéticos

Bajaremos al puerto,
pediremos dos menús y postre a ca Long
y nos fumaremos el de las despedidas de cara al mar;
ese mar con el que los malos poetas nos aburren
y los buenos nos defraudan.
Después irás a por feina. Alegarás,
acartonada y compungida, que te debes a tus sueños,
refinanciados de forma ventajosa en el BBVA,
que no te la volverá a clavar su letra pequeña,
y me llamarás «amor mío» con vistas a certificar el portazo.

Como a Dios te diagnosticaron un tumor de inmortalidad.
Apenas precisas lo real.
Copipasteas psiquiatrías estéticas de sitcom y argumentas maquillajes
—o maquillas argumentos, tanto desmonta desmonta tanto—
patentados por el departamento ecológico de L’Oréal.

¿Y qué?
Estarás tan náuticamente linda encarada al Mediterráneo.
Con tu pelo ensortijado al dente.
Y esa peca estrella polar.
Y los labios azafrán turco.
Y ese primer plano que te ajusta la brisa.

Para marzo me volverás a etiquetar como «amor mío»
porque la suela de los zapatos se te derrite.
Y el cielo aborta el despegue.
Y el BBVA se mayúscula siempre.
Y me pedirás perdón rondando el Fnac.

Yo te pasaré el porro y me preguntaré ¿qué debo perdonarte?
Lo inexcusable hubiera sido tomarse en serio Friends.
Compraré patatas fritas en algún chino y te atenderé
con todo lo que da de sí mi bajo presupuesto
y mi adjetivación de formulario:
bolsa de Matutano,
mar al fondo,
chica guapa parlanchina
y chico feo enamorado.








Banksy

6 Comentario:

Nená de la Torriente dijo...

Me gusta su humanidad, suena a disparo desde el pecho que conoce perfectamente la ruta y el horadado agujero 'encarne.nado' de bala. Cariños.

Nená de la Torriente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
P MPilaR dijo...

*** inmortalidad tumoral
a favor de los siglos (des)contados
lo saben no lo saben éticos
no lo saben ni quieren saberlo estéticos

(a destripar poetas. lo saben no lo saben, buenos
no lo saben jamás lo saben, malos)

('el rapto de la calandria', op.8 Mib M )


besos

tecla dijo...

Chica guapa parlanchina, chico feo enamorado a la puerta del Fnac y un porro traicionero invitando a la sonrisa porque no hay causa posible por la que reír.

Me atrae esta manera prosaica de la que brota la poesía.
Siempre hay maneras de expresar lo que llevamos dentro y pugna por salir.

Erik dijo...

¡Ojú!

calmA dijo...

Perdí la cuenta pero creo que lo he leído 5 veces hasta hoy.

Too much Antero