9/24/2019

Donde el mar no digas

Lo sabe

Un cuerpo sabe lo que dice.
Deja huella, por ejemplo, en la playa
cuando dice huella. Donde otros,
al calor de una hoguera, necesitan
permanecer hablados, el cuerpo,
que lo sabe, se aleja, despacio,
cuando sube la marea.



Hazme una huella

Te amé donde no aman,
donde la carne se fragua idioma
y, por tanto, obra y calla.



Sirena

Era sola.
Aún anda en sus huellas su peso esculpido.
Quiso un idioma exacto.
Y calló como cantan las sirenas.
Luego vino el mar.
Y adoró un rastro.



Escojamos lo breve porque ¿qué eternidad va a construir algo?

No esgrimas el tiempo perdido.
Todo lo que no nos amamos le valió al amor.
Cimiento para que hoy atardezca
y tu piel sea sal.








3 Comentario:

miss desastres dijo...

Le valió al amor....

Tremendamente hermosos

P MPilaR dijo...

Sabía de algo que sí sirvió al amor
Pero los avatares lo enredaron todo.
Y eso

Abrazos

Guillermo Castillo dijo...

Hola, estoy recién llegado por aquí y quise presentarme con un saludo breve, pero cordial desde Colombia.

Nos seguiremos leyendo, estoy seguro.
Chao, chao.